El valor del trabajo en el islam

  • | Tuesday, 7 May, 2019
El valor del trabajo en el islam

     La mayoría inmensa de los países del mundo celebra el Día Internacional de los Trabajadores el 1 de mayo 2019, con el fin de destacar los derechos de los trabajadores y llamar a la justicia laboral entre todos sin distinción a base de la raza, el origen, el color de piel, el sexo, etc. El Observatorio de al-Azhar contra el Extremismo pone de relieve, en las líneas siguientes, la importancia y el valor del trabajo en general desde una perspectiva islámica con el fin de dar a conocer los principios religiosos que incitan al trabajo y en aras de concienciar a los jóvenes del papel que deben desempeñar dentro de sus propias sociedades a base de una perspectiva religiosa y moral.

Cabe señalar que el trabajo ocupa una gran posición dentro del conjunto de principios que el musulmán debe cumplir. Los mandatos divinos del Sagrado Corán y las enseñanzas de la tradición profética afirman que la importancia del trabajo forma gran parte del credo del musulmán y conduce a la prosperidad y desarrollo de los países en general.

En este sentido, el islam incita al trabajo y detesta la pereza. Asimismo, estimula a sus seguidores que sean miembros activos en las sociedades. Esto se puede observar en las aleyas coránicas que destacan la vital importancia del trabajo. Al respecto, Al-lah, Alabado sea, dijo "Pero una vez concluida la Oración, id y repartíos por la tierra y buscad el sustento del favor de Allah. Y recordad mucho a Al-lah para que podáis tener éxito" (Corán, 62: 10), "Di: trabajad; que Al-lah verá vuestras obras, así como Su mensajero y los creyentes"(Corán, 09:105). También, dijo: "Él es Quien ha hecho la tierra dócil para vosotros, caminad pues por sus confines y comed de Su provisión. A Él es el retorno" (Corán, 67:15). Además, la tradición profética está llena de los principios que sobresalen la importancia del trabajo en la vida del ser humano. En este sentido, se narró que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “ninguno de ustedes come algo mejor que lo que se ha ganado con sus propias manos”. Al mismo tiempo, el profeta siempre afirmaba que los derechos de los trabajadores están bien garantizados en el islam. En este sentido, el Profeta, dijo: “Da al obrero su salario antes de que el sudor se haya evaporado de su piel”.

Prueba de ello, los compañeros del Profeta dieron grandes ejemplos en cuanto a su afán por el trabajo y se ganaban la vida en varias formas. He aquí, por ejemplo, Abu Bakr Assidik, que Al-lah esté complacido con él, era comerciante. Otros compañeros trabajaban en la agricultura como los habitantes de Medina y algunos de los musulmanes de La Meca después de emigrar a Medina. Asimismo, los profetas ejercían tantas profesiones tal como comerciantes, agricultores, herreros, pastores etc. entonces, nadie se optaba por la pereza a lo largo de las primeras décadas del inicio del islam.

Pues, el trabajo es uno de los requisitos básicos y esenciales de la vida ‎del musulmán. Ya que, el valor del trabajo en el islam no se radica en obtener los ‎ingresos materiales para satisfacer alunas necesidades cotidianas, sino en su valor ‎moral, puesto que el trabajo forma gran parte de la entidad del musulmán y le da el objetivo ‎sublime de su existencia en la vida. Así que, el valor del trabajo concede ‎al ser humano la dignidad y el respeto en el corazón de los demás. Ya ‎que, la persona trabajadora siempre recibe el respeto y aprecio de la ‎gente, y obtiene las grandes recompensas de Al-lah tanto en esta vida como en la Otra.

Por eso, el trabajo se ha convertido en una de las prácticas de adoración. Entonces, no se trata ‎simplemente de una fuente de sustento, sino que tiene un valor moral ‎y es uno de los caminos que traen recompensas eternas. El empeño en ‎pedir el sustento con el fin de satisfacer las necesidades de las personas que mantenemos como los niños, los ‎padres etc. se considera una de las grandes obras que Al-lah y su mensajero aman. Por esto, el Profeta nos llamó a pedir el ‎sustento destacando que la mano superior es mucho mejor de la mano ‎inferior.‎ Asimismo, instó a trabajar y advirtió de mendigarse. En este sentido, Ibn Omar, que Al-lah esté complacido con él, narró que el Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo desde lo alto del almimbar, mientras hablaba de dar limosna y de evitar en la medida de lo posible pedirla: “La mano superior es mejor que la mano inferior. La superior es la que mantiene y la inferior es la que pide”. Así, El Profeta nos informa de la virtud del trabajo que nos ayuda a dar limosnas por el amor de Al-lah afirmando que el musulmán que se esfuerza en ganarse la vida para ayudar a los necesitados es mucho mejor de aquella persona que se dedica a pedir limosnas de los demás.

De esta manera, el trabajo se ha convertido en un factor imprescindible para todas las sociedades con el fin de que la vida se continúe y en aras de superar todas las dificultades que podrían surgir por falta de una especialidad de en alguno de los campos de trabajo.

De esta manera, el Observatorio de al-Azhar contra el extremismo quisiera aprovechar la ocasión para felicitar a todos los trabajadores por la conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores y afirma que el trabajo es la única manera para formar correctamente la personalidad de cualquier hombre, y cederle una visión clara para el futuro. Asimismo, el Observatorio advierte del peligro del paro que convierte a los países en seguidores a ciegas a las grandes Potenciales Mundiales.

 

Print
Categories: Artículos
Tags:
Rate this article:
No rating

Please login or register to post comments.