‎¿Qué dice el Islam sobre el trasplante de riñón de cerdo a un ser humano?‎

  • | Thursday, 28 October, 2021
‎¿Qué dice el Islam sobre el trasplante de riñón de cerdo a un ser humano?‎

     Todas las alabanzas pertenecen a Al-lah. ¡Que la paz y las ‎bendiciones de Al-lah sean con ‎nuestro profeta ‎Muhammad, con sus familiares, con sus ‎compañeros y con todos aquellos que ‎le siguen con ‎benevolencia! ‎
El Islam siempre ha procurado proteger el alma humana, y, para ello, ha recomendado e incluso ‎obligado a los musulmanes tomar todas las medidas necesarias para preservar la salud. A este ‎respecto el Mensajero dice: «cada enfermedad tiene su terapia, y si el medicamento está ‎disponible para una en particular, el paciente se curará con el permiso de Al-lah ». Y en este ‎mismo sentido dice: “¡Cúrense siervos de Al-lah! (de todas las enfermedades), pues Al-lah no ‎ha enviado ningún padecimiento sin enviar también una cura para él”.‎
No obstante, la ley islámica prohíbe la medicación con sustancias perjudiciales o contrarias a las ‎establecidas por el Islam. El Profeta dice: “Ni perjuicios, ni represalias”, y en otra ocasión ‎subraya que: “Al-lah no ha enviado a la humanidad ninguna enfermedad sin una cura para ella. ‎Para cada dolencia hay un remedio. Por lo tanto, búsquenlo, pero no pretendan hacerlo con lo ‎prohibido”. Es sabido que el Islam prohíbe tajantemente el consumo de la carne de cerdo. ‎Refiriéndose a esto, Al-lah dice: “Les es prohibido la carne del animal hallado muerto, la ‎sangre, la carne de cerdo” (Corán 05:03); “Di: "No encuentro en lo que me ha sido revelado ‎otra cosa que se prohíba comer excepto la carne del animal muerto por causa natural, la sangre ‎derramada, la carne de cerdo porque es una inmundicia, y lo que haya sido ofrendado ‎invocando otro nombre que no sea el de Dios” (Corán 06:145). Asimismo, el Profeta dice: “Al-‎lah y su Mensajero han prohibido la venta de alcohol, carne muerta, cerdos e ídolos”.‎
En este contexto, los eruditos musulmanes prohíben por unanimidad el uso de cualquier parte ‎del cerdo por ser impuro, (Véase Ibn Al-Qattan, Al-iqna´). A pesar de que la norma general es la ‎prohibición del consumo de todo o parte del cerdo, se puede utilizarlo en casos de extrema ‎necesidad, siempre y cuando no haya alternativas lícitas, basándonos en lo que dice Al-lah en el ‎Corán, “Mas quien se vea obligado a ingerirlos por necesidad extrema, sin la intención de ‎desobedecer ni de traspasar los límites, no comete ningún pecado.” (02:173). ‎
Por tanto, con respecto a esta cuestión hay dos reglas jurisprudenciales de la sharía: “el daño ‎debe eliminarse” y “si hay contradicción entre dos cosas dañinas, habrá que elegir la menos ‎perjudicial manteniéndose alejados de la otra”. ‎
Esta opinión está avalada por más de un ulema, tal y como lo confirma el Imam An Nawawi: “si ‎al ser humano se le rompe un hueso, y necesita ponerse una férula o escayola, deberá hacerlo ‎con huesos puros para reparar la fractura, y le será prohibido utilizar un material impuro. ‎Asimismo, conforme An-nawawi, no está permitido usar huesos impuros cuando pueden ‎encontrarse otros puros para reparar la rotura.‎
Sin embargo, el Imán Al-Ruyani dijo: "Si se le rompe el hueso de una persona y necesita ‎trasplantarlo con otro hueso habrá que hacerlo con huesos puros de un animal cuya carne es ‎halal. Pero señaló también que si se le saca a una persona un diente y quiere reemplazarlo por ‎otro diente de un animal impuro: perro, cerdo o animal muerto; deberá mirar cada caso por ‎separado: si se encuentra en extrema necesidad estará permitido; si no, no se le permitirá el ‎trasplante”. "véase Bahr al-madhab, v. I, p. 94".‎
‎ Por su parte el imán Shihabuddien Annafraui opina que: “no se permite usar ninguna parte del ‎cerdo, sea carne, cuero, o hueso, en el caso de que no esté obligado a hacerlo; excepto los ‎pelos del animal aunque fuera de cerdo, pues se puede utilizar después de ser cortado, porque ‎de ese modo se considerará puro”. (Al-fauakih Addauani, v. II, p. 287)‎
‎ Por todo lo anterior, se concluye que la medicación con cualquier parte del cerdo, así como es ‎el caso de trasplantar su riñón al ser humano, está prohibido, excepto si se encuentra el paciente ‎en extrema necesidad, pues se le permite hacerlo con dos condiciones: la inexistencia de una ‎alternativa pura; y que el daño causado de hacer el trasplante sea menos que el no hacerlo, ‎tomando en consideración la opinión de médicos de confianza, evitando al mismo tiempo las ‎graves consecuencias en la salud del paciente . ‎
Además, hay que señalar que el proceso del trasplante de riñón de cerdo al humano sigue ‎siendo en su fase experimental.‎
‎ ¡Al-lah sabe mejor!‎
‎¡Que la paz y las ‎bendiciones de Al-lah sean con nuestro profeta ‎Muhammad, con sus ‎familiares, con sus ‎compañeros y con todos aquellos que le siguen con ‎benevolencia! ‎
 

Print
Categories: Artículos
Tags:
Rate this article:
No rating

Please login or register to post comments.