"Las criptomonedas": Una pala de derribamiento en manos de Daesh

  • | Friday, 4 March, 2022
"Las criptomonedas": Una pala de derribamiento en manos de Daesh

     La financiación representa una columna vertebral para cualquier grupo terrorista; es un factor importante para tener armas y equipos, atraer reclutas para servir a los objetivos de los grupos terroristas y financiar sus ataques terroristas. Dáesh es una de las organizaciones terroristas que constituyen una de las amenazas más graves para la paz y seguridad internacionales. Sus actividades terroristas desde que declaró unilateralmente su presunto "califato" en 2014 se reflejan en numerosos secuestros, violaciones y asesinatos a propósito de obtener gran cantidad de dinero, además de apoderarse de un gran porcentaje de los campos petroleros en Siria e Irak. A este respecto, funcionarios de la CIA aclararon que Dáesh se apoderó de casi el 60% del petróleo en Siria y hasta el 5% en Irak durante el periodo de su califato. En este sentido, el Centro de Seguridad y Cooperación Internacional de la Universidad de Stanford en California concluyó que los fondos expropiados por Dáesh en las áreas bajo su control, además de sus ventas de recursos naturales y el dinero obtenido de impuestos y actividades criminales condujeron a que Dáesh se convirtiera en la organización terrorista más rica del mundo en ese momento, de modo que el valor de sus activos durante su control en 2014 se estimó en más de dos mil millones de dólares.
Tras su derrota total en Siria e Irak en 2017, Dáesh comenzó a buscar otras fuentes alternativas de financiación a aquellas en las que contaba durante su poder. Un estudio realizado por el Centro Europeo de Estudios contra el Terrorismo a fines de 2021 indicó que el mundo digital y sus herramientas avanzadas y seguras han mejorado la capacidad de este grupo terrorista para difundir sus ideas extremistas, advirtiendo que el grupo terrorista está haciendo uso de la moneda virtual "Bitcoin", además aprovechar el mundo digital para reclutar a más Jóvenes y financiar sus actividades terroristas.
Cabe señalar que el Bitcoin apareció en 2009, en una publicación de un estudio de investigación titulado "El Bitcoin: un sistema de tratamiento efectivo electrónico de persona a persona". Más tarde, se comenzó a ofrecer el "Bitcoin" como una moneda electrónica alternativa a la moneda física. Una de las características de esta moneda virtual es que es válida para el trato directo entre los individuos sin descubrir la identidad de los usuarios, y sin necesidad de tener un banco o intermediario, lo que permitió a los grupos terroristas contar con varias alternativas de financiamiento de forma oculta y lejos de la vigilancia de la seguridad.
Prácticamente, Gustavo Sierra, político y periodista argentino, afirmó en un estudio publicado en el diario argentino "Infobae", en junio de 2021, que las criptomonedas crearon un círculo de financiación para grupos terroristas en Oriente Medio, donde operan decenas de oficinas especializadas en el intercambio de monedas, como el Bitcoin, entre otras monedas virtuales, destacando que estos grupos terroristas utilizan estas monedas desde hace unos seis años, y están realizando transacciones más complejas y difíciles de detectar, porque les permiten guardar y transferir dinero sin autoridad ni control que podría detectar sus operaciones o cerrar las cuentas y bloquear los fondos. Afirmó también que el “Interpol” indicó que las transacciones de los grupos terroristas en monedas virtuales en 2020 superaron mil millones de dólares, e indicó que el Departamento de Justicia de EE. UU descubrió en agosto de 2020 una agencia internacional de transferencia de dinero virtual denominada “BitcoinTransfer”, que representa parte de un plan global para financiar el terrorismo.
Por otro lado, queda evidente que Dáesh buscaba incansablemente nuevas fuentes de financiación mediante su tendenciosa "fetua" en la cual hizo "lícito" el uso de las monedas digitales, sobre todo el Bitcoin para facilitar la financiación de sus actividades terroristas. En este contexto, "Taqi ad-Din al-Munzir", uno de los líderes de Dáesh, emitió una fetua en el documento que Dáesh publicó en su plataforma, titulado " El Bitcoin y las donaciones del Yihad", en la cual permitió el uso de esta moneda digital, y subrayó la necesidad de utilizarla para financiar las actividades terroristas. 
En su réplica, las más altas autoridades islámicas en el mundo árabe e islámico se mostraron reacios a las transacciones y el tratamiento del Bitcoin u otras criptomonedas por que contradicen las transacciones lícitas en el islam: se destacan el Reino de Arabia Saudí, la República Árabe de Egipto, los Emiratos Árabes Unidos e Indonesia, de entre los países islámicos y árabes que emitieron esta fetua, prohibiendo su uso, debido a los efectos negativos que dejan en la economía nacional. Asimismo, aclararon que la sharía (la ley islámica) prohíbe financiar y apoyar a los grupos terroristas, cuyas ideologías y actividades están totalmente en contra del Islam y la humanidad.
Por su parte, el Observatorio de Al-Azhar contra el Extremismo afirma la prohibición del uso de estas monedas, así como la prohibición del apoyo y financiación de los grupos terroristas. Y, señala que la transacción y el uso de este tipo de divisas forman uno de los riesgos fundamentales que perjudican y amenazan la estabilidad de la económica global, porque crean un mercado económico paralelo. Asimismo, el Observatorio advierte de la rápida propagación de este tipo de criptomonedas, puesto que el Internet y las nuevas tecnologías, pese a su gran utilidad, lamentablemente han abierto un nuevo campo de posibilidades para la ciberdelincuencia. Por ello, llama a la necesidad de la solidaridad y cooperación internacional para poner en marcha mecanismos de estrictas medidas de seguridad para combatir el uso indebido de la red oscura y las criptomonedas por parte de los terroristas.
 

Print
Categories: Artículos
Tags:
Rate this article:
No rating

Please login or register to post comments.