Las libertades fundamentales en el Islam: La libertad de culto (1)

  • | Thursday, 6 September, 2018
Las libertades fundamentales en el Islam: La libertad de culto (1)

     La libertad es uno de los derechos protegidos por las leyes y las religiones celestiales. Es el alimento imprescindible del desarrollo espiritual del ser humano. No se puede pensar ni imaginar una vida estable para el hombre sin contar con una libertad absoluta que le ayude a ser creativo e innovador en colaboración con los demás individuos de la sociedad donde vive y con quienes comparte plenamente los derechos de la ciudadanía de la misma patria.
En este sentido, el término de libertad consiste en un conjunto de componentes que forman las necesidades espirituales e intelectuales del ser humano a nivel individual y colectivo. Por eso, resulta necesario abordar dichos componentes desde una perspectiva islámica para poner de relieve las veracidades poco conocidas para muchos que aún siguen pensando en que el Islam apoya la opresión y fomenta la persecución de las libertades. Sin embargo, dichas alegaciones no cuentan con pruebas ni argumentos que las justifiquen más que los comportamientos de los grupos terroristas que actúan erróneamente en nombre del Islam, con actitudes totalmente desviadas y alejadas de las enseñanzas verdaderas del Islam. Pues, no cabe la menor duda de que ante esto es muy obvio que el Islam no tiene responsabilidad alguna.
Así que, las libertades fundamentales en el Islam incluyen todos los aspectos de la vida y se convierten en una de las reglas de la legislación islámica que se empeña en aplicarlas en los diferentes campos de la vida sin descartar ninguno de los elementos que abordaremos en las líneas siguientes.
La libertad de culto o sea la religiosa es uno de los valores sublimes dentro de la legislación islámica y se basa en algunos principios que garantizan aplicarla. La base principal de dicha libertad consiste en prohibir coaccionar a nadie a dejar su religión para abrazar el Islam. Por consiguiente, todos los demás componentes de las libertades generales del ser humano giran en torno a esta base de la libertad de culto. Son varias las pruebas y argumentos que muestran dicho principio tanto en el Noble Corán como en la sunna profética que representan las referencias y fuentes principales de todos los musulmanes. Al respecto, Allah dice: "No hay coacción en la práctica de Adoración, pues ha quedado claro cuál es la buena dirección y cual el extravío". (Corán, Sura de la Vaca: 256). En consecuencia, la aleya se refiere más bien a que no hay nada en el Islam que coaccione debido a su claridad y evidencia. Además, en otra aleya Allah pide del Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, que: "Llama al camino de tu Señor por medio de la Sabiduría, la buena exhortación y convenciéndolos de la mejor manera" (Corán, Sura de la Abeja: 128).

Image


Efectivamente, es uno de los derechos que Allah ha concedido al ser humano desde el comienzo de este universo. Pues, es una libertad absoluta, y nadie tiene el derecho de intervenir en la relación de una persona con su Señor, porque el hombre es el único que puede elegir con su propia decisión y voluntad lo que cree y tomar los caminos que le conduzcan a su felicidad en la vida mundana y en la Próxima. Por consiguiente, será interrogado y responsable de sus comportamientos y decisiones ante su Señor en el Día del Juicio Final.  De la misma manera, tampoco nadie tiene el derecho de acusar a nadie con la incredulidad con el pretexto de defender la religión. Pues, Allah ha prometido protegerla y no ha designado a nadie en este universo para juzgar o criticar la creencia de los demás.
En este sentido, el Profeta no ordenó a nadie a abrazar el Islam forzosamente ni nadie se ha recurrido a fingir creer en el Islam para escapar de la muerte o la tortura.  De esta manera, el Profeta, e incluso sus sucesores han confirmado que la libertad de culto no se contradice con la diversidad religiosa. Tanto los musulmanes como los judíos compartían el mismo Estado en Medina bajo la primera constitución en el Islam que protegía los derechos de ambas capas. Además, después de su victoria y conquista de la Meca, el Profeta ha tolerado con sus habitantes, y no ha optado por vengarse de ellos. Unos años más tarde, y después de la conquista de Jerusalén, el Califa Omar ibn al-Jatab dio el derecho de la seguridad a los habitantes de Jerusalén sus vidas sus iglesias.
Por otra parte, la libertad de culto cuenta con otro principio de vital importancia que consiste en mantener diálogos y discusiones interreligiosos con las demás confesiones basándose en la lógica y el respeto hacia los adeptos de las otras religiones. En este sentido, Allah dice: “Y no discutas con la gente del Libro sino de la mejor manera, a excepción de los que hayan sido injustos.
Y decid: Creemos en lo que os ha hecho descender a vosotros, nuestro Dios y vuestro Dios es Uno y nosotros estamos sometidos a Él (somos musulmanes)”. (Corán, Sura de la Araña: 09).
Así que, la libertad de culto ocupa una posición muy elevada dentro de la legislación del Islam y está protegida tanto para los musulmanes como para los no musulmanes con el fin de garantizar el resto de los componentes de las libertades generales del ser humano que desarrollaremos en los siguientes artículos dentro de marco de la serie lanzada por el Observatorio de al-Azhar contra el Extremismo bajo el título de “las libertades fundamentales en el Islam”.

 

Print
Categories: Artículos, títulos
Tags:
Rate this article:
4.0

Please login or register to post comments.

x